ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

sábado, 18 de agosto de 2012

Los pintores vuelven a Villena. Recuerdo de Pau Lau


Los pintores vuelven a Villena
Artistas alicantinos como Arcadi Blasco, Joan Castejón, Azorín o Toni Miró recuerdan la exposición organizada por Pau Lau hace 40 años y rinden homenaje al creador fallecido el año pasado


(José Ayelo, responsable de la Casa de Cultura de Villena, observa las obras de la muestra).

Mariví Pardo, Villena:
Arcadi Blasco, Mario Candela, Joan Castejón, José Díaz Azorín, Rafa Hernández, Dionisio Gázquez y Toni Miró entre otros, han vuelto a Villena tal y como lo hicieron hace cuarenta años para participar en una gran exposición colectiva. En la Casa de la Cultura y dentro del homenaje al fallecido Pablo Lau que se está celebrando en diferentes salas de exposiciones de la localidad, los grandes maestros de la pintura alicantina exponen algunos de sus cuadros como tributo al que fuera su compañero.
Ayer se inauguró en la sala de exposiciones de la Casa de Cultura villenense la muestra, avalada por el Banco de Cultura, iniciativa de Arcadi Blasco a la que se sumaron los diversos pintores alicantinos, todos compañeros de generación de Pablo Lau.
Con esta macroexposición en Villena se recuerda la que en los años 70 Lau organizó en la misma ciudad. Él fue promotor de las Exposiciones Nacionales de Artes Plásticas de Villena, que tuvieron amplia repercusión a nivel nacional en los medios de la época, y en las que se expusieron obras de artistas como Joan Miró, Chillida, Eusebio Sempere y Mompó, entre otros.
Pablo Lau nació en Cismar, una aldea alemana en la costa del Báltico. A los 15 años se trasladó a Hamburgo, donde se formó en la Escuela de Bellas Artes, introduciéndose en el expresionismo.
El alemán, que llegó a la localidad alicantina a lomos de su moto negra en 1958, fue el mentor de un gran número de aficionados y profesionales en el arte de los pinceles. Se afincó en esta tierra, y a finales de los sesenta entró en un grupo alicantino de vanguardia, Integració, en una línea de pintura informalista no-figurativa, desde la que más tarde se pasó al fauvismo.