ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

viernes, 1 de junio de 2012

Carlos Dívar debe dimitir por higiene en la JUSTICIA


Don Carlos Dívar no dio ante la Prensa explicaciones suficientes. Acorralado por la indignación que han causado sus lujosos viajes en la opinión pública, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, compareció por fin este jueves ante los medios de comunicación.
Cuando un alto funcionario se reune con subordinados, con otras autoridades, con empresarios no lo hace en restaurantes de lujo, gasolineras ni en el in teriro de coche sino en despachos con luz y taquígrafos. Lo que pasa es que España es un país de merluzos, y no pasa lo que nos pasa con justificación, ¿para cuando una democracia real?

El caso Dívar estalló el pasado 8 de mayo. La conmoción se apoderó del Consejo nada más trascender que uno de ellos, el vocal progresista José Manuel Gómez Benítez, había interpuesto contra Dívar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado por malversación de caudales públicos (es decir, por indebida justificación y despilfarro de dinero del Consejo en sus viajes a Málaga, sin que hubiera constancia del carácter oficial de los mismos). Acusado por malversación de caudales públicos,

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, viajó 20 veces en fines de semana largos —la mayoría de ellos de cuatro días o más— al mismo hotel de lujo en Puerto Banús (Marbella, Málaga), desde noviembre de 2008 hasta marzo de este año, sin que en las fechas en las que se realizaron los viajes se tuviera constancia de actos oficiales que los justificaran. Los gastos que Dívar cargó a los presupuestos del Consejo General del Poder Judicial por esos periplos se elevan a 18.654 euros.

Gregoria Bravo, portavoz del Consejo General del Poder Juficial, dice Radio Nacional de España, no explica nada.

Carlos Dívar si tuviera vergüenza torera se cortaría la coleta y domitiría con todos lo honeres, antes de que lo destruya la Prensa y la Oposición, Ya se puede ir a su casa 71 años y chochea. Está torpe, se mueve con lentitud. Parece un señor del franquismo. Usa gemelos de oro en las camisas. Es como un hombre venido de otto tiempo, menos mal que está rodeado de personas jóvenes por su portavoz Gabriel Bravo.


BIOGRAFIA
Nacido en Málaga en 1941, en 1969 ingresó en la Carrera Judicial tras haberse licenciado en Derecho, que estudió en la Universidad de Deusto y la de Valladolid, ejerciendo como juez en las localidades de Castuera, Durango y Orgaz. Como magistrado, le es asignado un puesto en San Sebastián en 1979, y posteriormente, a partir del 1980, en el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional como juez de instrucción. Fue elegido Presidente de la Audiencia Nacional por el Consejo General del Poder Judicial en 2001, por un periodo de 5 años, sucediendo de esta manera al anterior presidente, Clemente Auger; en 2006 fue reelegido para el mismo cargo por unanimidad del Consejo.

En 2003 fue objetivo en una acción terrorista de ETA en el recorrido desde su domicilio a la Audiencia Nacional, evitando el atentado al realizar un trayecto distinto.2

Es una persona profundamente religiosa y tradicional. Peregrina asiduamente a Tierra Santa, atribuyó su salvación en el atentado de ETA a la Virgen de Fátima y es conferenciante en el Arzobispado de Madrid. Según dice "El País", Dívar no servía para investigar ni para ordenar a la policía la búsqueda de pruebas para averiguar la verdad, pero gestionaba de maravilla el material que las fuerzas de seguridad ponían a su disposición.