ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

viernes, 11 de mayo de 2012

"La berlina de Prim", novela de Ian Gibson.

El hispanista Ian Gibson ganador del premio de novela Fernando Lara, cuenta en una entrevista que visitó el cementerio inglés de Málaga, donde está enterrado Robert Boyd, compañero del General Torrijo y fusilado en la playas de San Andrés en 11 de diciembre de 1831. El protagonista de la novela es un hijo ilegítimo de Robert Boyd.
................
Este cementerio pertenece a la historia de Málaga y de España.
El 5 de julio de 2006, visité este cementerio junto a mi hermana Emy para documentar mi libro "Buscando a Gerald Brenan" en el Sur, donde están las sepulturas de Brenan y su mujer Gamel. Y tambien visité el primitivo recinto donde está la lápida de Robert Boyd.

HISTORIA DEL CEMENTERIO.
Antes de la fundación del cementerio en 1831, la muerte de un cristiano que no profesara la fe Católica-Romana presentaba un grave problema: En Málaga la ley local prohibía los enterramientos de los no-católicos a la luz del día, y especificaba que debían ser trasladados a la orilla del mar a la luz de las antorchas y enterrados de pie en la arena, siendo dejados a merced del mar y de los perros.

Ramón Fernández Palmeral

Cuando William Mark, que había sido testigo de éstas prácticas, fue nombrado Cónsul Británico en 1824 se propuso obtener un pedazo de tierra que pudiera servir a la comunidad inglesa como cementerio. Finalmente, en 1829, las autoridades malagueñas cedieron una parcela para este fin, cesión que fue posteriormente corroborada por Real Decreto y transferida al Gobierno Británico. Fué el primer cementerio para uso de los cristianos no católicos de la España peninsular. Según el registro de enterramientos la primera persona que fue inhumada en el nuevo cementerio fue un tal Mr George Stephens, propietario del bergantín “Cicero”, que se ahogó accidentalmente en el puerto de Málaga en Enero de 1831. Posteriormente ese mismo año se levantó un muro y la primera persona en ser enterrada intramuros fue Robert Boyd, ejecutado en Málaga por su participación en el abortado levantamiento liberal de Diciembre de 1831.