ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

martes, 24 de enero de 2012

Los poderes políticos corrompidos

LOS SISTEMAS POLITICOS

Cuando estudiaba Derecho, recuerdo los textos de Aristóteles, que consideraba que el ser humano es un ser social y por ello necesita de una organización y normas de convivencia, es decir de la política (polis: ciudad).

Clasificó los sistemas políticos en tres clases:
La monarquía ( el gobierno de un rey todo poderoso, en beneficio de sus súbditos)
La aristocracia (el gobierno de los mejores, en beneficio del pueblo)
La democracia (el poder del pueblo, para su beneficio)

Pues bien, nada de estos se está cumpliendo hoy en España, por mucho que la TV oficial y “acólitas” quiera limpiar la imagen de algunos corruptos.

Cuando los sistemas políticos se corrompen, cuando los que nos administran lo hacen en bien propio se convierte: La monarquía en tiranía, la aristocracia en oligarquía de partidos políticos y las democracia en demagogias.

Sin bien las fuentes del Derecho Occidental se basan en tres orígenes fundamentales: cultura griega, el derecho romano y cultura judía, parece que quieren cambiarlas.

Estos Derechos al final se han consolidado en una Constitución de 1978, cuyo origen es la Constitución de Cádiz de 1812, de hace 200 años, y volvemos al dicho "Viva la Pepa" (se sancionó el 19 de marco día de San José), en sentido peyorativo que el pueblo usaba, para decir que no valía para nada, y luego vino el Borbón de Felipe VII y la anuló; pues esto es lo que ocurre ahora que, siendo España una monarquía parlamentaria, y por ende una democracia representativa, los Poderes: Legislativo, Ejecutivo, y Judicial se enredan entre anzuelos y ancoretas de tal manera que no existe separación "real" de poderes.

Si a Aristóteles le habláramos de las Autonomías se echa las manos a la cabezas. Pues esto fue un error de los padre de la democracia, para contentar a catalanes y vascos que traen en la chepa el separatismo desde la II República.

Por Ramón Fernández Palmeral