ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

martes, 27 de septiembre de 2011

La crisis económica en España

España saldrá de la crisis pero a muy largo plazo, con cambios estructurales. Nuestro tejido industrial se basa, principalmente, en la pequeña empresa que no son competitivas a nivel internacional. La bolsa de paro provienen de la burbuja inmobiliaria (altos precios de la vivienda por la corrupción de los ayuntamientos en las licencias de construcción y recalificaciones), de los autónomos y pequeñas empresa o tiendas familiares. Sin embargo a nuestras grandes empresa en el extranjero les va muy bien.
El déficit es de tal magnitud que vamos por el camino de Grecia. Hemos de tener claro que somos más pobres que antes. Para reducir el déficit público en España han empezado por reducir funcionarios, salarios y puesto de trabajo, sin embargo mantienen gastos innecesarios como el Senado, las Diputaciones provinciales, los consejos de administración de RTVE...con enchufismo y amiguismo. Y así nos va. Por estar razones de desigualdad, los españoles no podemos o no tenemos ganas de ser solidarios, porque sabemos que nos mientes.
Aunque gane el PP, la situación no va a cambiar, al contrario, porque los sindicatos de izquierda está con las pancartas preparadas para que sean 4 años calientes. Subidas de impuestos directos e indirectos y del IVA. Son muchos los que viven del cuento y no quieren perder sus privilegios.
Los españoles ni queremos ni estamos dispuestos a hacer un esfuerzo. Los que nos conforma y contenta es que nos hundamos todos juntitos. Porque nadie quiere trabajar más y ganar menos, para que se lo lleve otro. Los bancos quieren ganar siempre, su déficit lo bajan despidiendo a empleados. Quieren que los clientes nos convirtamos en sus empleados haciendo todas las operaciones en cajeros automáticos. Es como las gasolineras sin gasolineros, no voy a ninguna de ellas, nunca me hecho el gasoil.
La grandes empresas deberían tener por ley un número mínimo de empleados, de acuerdo a sus ganancias.



La crisis económica es tan severa como internacional. Los diferentes países han puesto en marcha numerosos planes de estímulo y han movilizado importantes cantidades de dinero, con el fin de intentar paliar los graves efectos de la crisis. Las cuentas públicas de los diferentes Estados se deterioran a un ritmo vertiginoso y aumentan de forma contundente los déficits públicos. Las economías se desaceleran intensamente, disminuyendo así las recaudaciones impositivas. Además el aumento del desempleo, implica un aumento de las prestaciones. Si la actividad económica cae, disminuyen las recaudaciones impositivas; si aumenta el desempleo, aumentan las prestaciones, y si además se ponen en marcha numerosos planes de estímulo para afrontar la crisis, resulta inevitable un vertiginoso aumento de los déficits públicos en los diferentes Estados. Una segunda fase de la crisis económica llega como consecuencia de este gran deterioro de las cuentas públicas. Los inversores y los especuladores financieros castigan a los países que muestran problemas de solvencia, de elevada deuda o de alto déficit público. Se elevan los intereses por los que estos países pueden refinanciar sus deudas, agravándose así sus problemas financieros. En esta segunda fase de la crisis, los diferentes Estados ponen en marcha severos planes de ajuste público. La austeridad se hace necesaria. Los Estados deben de ser y mostrarse lo más solventes posibles ante los mercados.

Las autoridades monetarias y los gobiernos de todo el mundo han puesto en marcha diversos y variados planes, reformas estructurales para lograr que sus economías sean más competitivas y eficaces, multitud de medidas de estímulo, así como planes de ajuste para reducir los elevados déficits públicos. El objetivo es que se cuente con solvencia y se genere lo más pronto posible crecimiento económico. Todas las medidas, reformas, planes de estímulo y de ajuste se ponen en marcha y se alinean para afrontar y superar una crisis económica muy severa, difícil, compleja, y ante la que no se han encontrado protocolos claros de actuación. Algunos países ya muestran signos de recuperación. Ahora habrá que esperar y desear la consolidación de la misma.

TRABAJO, DESEMPLO, BUSCAR TRABAJO, RTVE