ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 25 de agosto de 2011

No veo a Rubalcaba como líder social


No veo a Alfredo Pérez Rubalcaba como a un verdadero líder social, sino más bien como a un alto funcionario en transición puesto por el partido socialista, ante la caída del líder. Es decir, puesto ahí para salvar los muebles del embargo que se le avecina en la urna a un partido que ha perdido su identidad ideológica socialista para transformarse en un partido turbio sometido a los dictámenes de la alta política europea.
Como escribe Joaquín Lorente, “un líder social es un conductor frente a una oscura y preocupante dificultad”. Evidentemente el gran líder posee un infatigable capacidad de intuir y dirigir a los demás ante momento oscuros y llenos de problemas. Porque el líder surge ante los momentos de tinieblas y tormentas espontáneamente con soluciones que a nadie se le hubiera ocurrido.
Los líderes no se pueden fabricar a golpe de talonarios en los medios de comunicación, atribuyéndole éxitos y famas o imbuyéndose méritos que no han ganado. Los líderes surgen espontáneamente no se pueden fabricar, no crecen palmeras en el mar. Porque el liderazgo está en el ADN de los individuos, ya vienen con ese sello de identidad exclusiva. Líder natural socialista fue Felipe González.
El líder es quien con voluntada infatigable sabe donde está la meta, meta invisible para los demás, sabe cual es el camino, genera ánimos, y el rebaño le sigue como a un Mesías caído del cielo, como su salvador, y por ello se gana la confianza de los demás y sabe crear equipo, porque quienes meterán los goles serán los que pisan el terreno. Es positivo, anima, y siempre ve el vaso medio lleno, siempre encuentra posibilidades, escucha, oyen, se enteran y al final como un jefe militar da la orden final que es la buena.
El líder no es su físico, es su cerebro. Y aunque el Sr. Rubalcaba no da ni un cinco en aspecto exterior, pero no importaría si fuera líder, porque lo que vale sería su cerebro. Napoleón era bajito y medio calvo, pero era un líder nato. Porque pertenecía ese tipo de personas que mandan con puño de hierro pero a la vez con guante de seda. Son tercos, enérgicos y saben muy bien cual es el camino y como guiarnos por él.
Y yo al verdad todavía no he visto detalle de líder social en Rubalcaba lo que parece es un títere en mano de José Luis Rodríguez Zapatero, un líder que se perdió haciendo el camino del Rocío. Las porpuestas de su programa político no son creíbles. Quiere quitar las Diputaciones pero se inventa otras como la de un superalcalde que es lo mismo que hay ahora. Saca de los archivos los de guardería de o a 3 años, y otras medidas, con la coletila "si hay dinero". No señor, nunca jamás diga algo sin convencimiento absoluto, tajante y radical, eso de construir programas o promesas con la preposión "si", no funciona, no es creíble.
No convence ni a los de su propio partido como a Elene Salgado que pide no ir en la lista del PSOE, y otros socialista de nómina que no recuerdo ahora.

Por Ramón Fernández Palmeral