ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

jueves, 18 de agosto de 2011

La herencia de Zapatero


La herencia que está dejando Zapatero y su alfil Rubalcaba es la de una España devastada, peor que la II República. Los malos son ahora los buenos y "todos" toman pinchos juntos en las fiestas de San Sebastián. La deuda pública alcanza máximos históricos. Madrid se ha convertido en un campo de batalla, puerta del Sol es ya como Irlanda del Norte: Católicos contra laicos. Han proliferado los grupos nazis, las bandas callejeras, la libertad se ha convertido en libertinaje. Los dóciles se han convertido en hienas.
Estos dos tipejos han hecho tal dejadez de sus funciones en el ejercicio de su autoridad ejecutiva, que esto ya no hay quien lo pare. La masas han perdido el miedo a la Autoridad, la Autoridad tiene miedo a ejercer su poder, nadie obedece, todos son derechos y pocas obligaciones, se ha perdido la ética y la disciplina ciudadana. Esto va a acabar muy mal. Zapatero nos ha vendido a los malos a cambio de un puñado de votos y la jugada le ha salido mal, se tiene que largar con el rabo entre la patas, y ¿ahora qué?
Hoy el Papa Benedicto XVI llega a Madrid. Verá que el rebaño está revuelto y que hay mucho descarriados y encima indignados de vacaciones forzosas. Seremos ventana del mundo. La imagen que daremos al mundo será pésima.
La Jornada Mundial de la Juventud en Madrid se convertirá en un termómetros de lo que afirmo. ¿Es el Estado español verdaderamente laico y aconfesional? Las Constitución así lo dice. ¿Acaso no tienen derecho los católicos de reunirse en Madrid o donde les parezca bien? ¿Acaso los manifestantes laicos y ateos no tienen derecho a manifestarse? ¿Entonces que pasa? Pasa que nos gusta el enfrentamiento, porque así nos lo están inculcando (Autonomías, odios entre equipos de fútbol, sociedad competiva), y que no hay Autoridad en ponga paz. Y en todo este río revuelto aparece flotando el 15-M.

Lloraré por España