ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

lunes, 18 de julio de 2011

PLAZA DE LOS LUCEROS


PLAZA DE LOS LUCEROS (carta nº 33 de mi colección "Cartas a Alicante")

Por Ramón Fernández Palmeral

“Vete a cultivar piedras”, me insinuó mi amigo Algazel con una cara de pingüino, la metáfora tenía su miga, luego me explicó que cultivar piedras significa esculpir piedras, esas piedra blancas que llaman mármoles como la emblemática Plaza de los Luceros, del escultor alicantino Daniel Bañuls Martínez contruida en 1930. La Plaza de los Luceros (en valenciano y oficialmente: Plaça dels Estels) es la más emblemática de la ciudad de Alicante. Posee en el centro una fuente monumental eje de la ciudad. Hasta 1934 recibió el nombre de Plaza de la Independencia. En esa fecha pasó a llamarse Plaza Cataluña nombre que tras varios vaivenes mantuvo hasta 1939.
Hace unos meses cerca del 25-M del 2003, se terminó su limpieza a fondo, se redescubrió una cuadriga de caballos blancos, bajo la doma sabia de unos faunos de mármol con vida en la sonrisa, en dirección a los cuatro puntos cardinales. En el centro se eleva egipcio obelisco vencido por una estrella o lucero en la cúspide que se encarga de iluminar de ideas a toda la ciudad. En el jardín que lo rodea crecen las lilas azules del olvido, látigos de palmeras mecedoras, árboles de espinosos troncos tropicales. Me encanta esta plaza, me gustaría que fuera como un llavero para en el bolsillo llevármela a mi casa. Lo malo es cuando el Hércules C.F. gana algún triunfo, usan la fuente como bañera, menos mal que gana pocas ligas.
Muchas veces, el autobús de la línea 2, me deja en un sector de la plaza, antes, muchos años atrás, los autobuses se distinguían por letras, la “G” correspondía al 2. Letra que los grafólogos consideran relacionada con el mundo pudoroso de la sexualidad, por “g” empiezan una serie de plabras como ginoceo, ginecólogo, ginecracia, todas ellas a su vez originarias del griego “guné", mujer. El autobús tiene la educación de tumbarse a un lado para disminuir la altura a la calzada, y bajo muy cómodamente, doy un corto paseo hasta la librería "80 Mundos", miro las novedades del escaparate y me resisto a estrar, puesto que si lo hago compro algún libro, y no es que no me gusten los libros, sino que el presupuesto se ha terminado. Esto de los libros es un vicio como lo puede ser el tabaco, el alcohol o el Bingo, deberían de prohibirme la entrada en las librerías, y no digamos desde que abrieron la del Bulevar FNC, eso es ya “nieve pura”, y encima tiene asientos acolchados para hojear y leer como en un biblioteca pública.
Hace unos años volvieron a levantar el monumento de los Luceros, para socavar un túnel del tranvía y una parada que comunica con la Estación Renfe, todo un desafío de la arquitectura minera.