ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL.

miércoles, 29 de junio de 2011

Barceló supera la cotización de Antonio López



29.06.11 - 13:00 -
COLPISA / AFP |

Ambos marcan récords de cotización en las salas de subastas y cuentan con un público entregado y fiel que convierte sus exposiciones en acontecimientos. El manchego Antonio López (1936) era hasta el martes el 'number one', el pintor español vivo más cotizado, pero el cetro se lo arrebató por la tarde el mallorquín Miquel Barceló (1957). Su lienzo 'Faena de muleta' (1990) fue adquirido en una subasta de arte de posguerra y contemporáneo en Londres por un coleccionista europeo no identificado que pagó 3,96 millones de libras (4,4 millones de euros). El malogrado Juan Muñoz también rompió su récord con los casi cuatro millones de euros pagados por una escultura de su serie más característica.
El precio logrado por el Barceló multiplica casi por tres el pagado hace tres año por un lienzo de Antonio López García. 'Madrid desde Torres Blancas' se remató en 2008 en 2,7 millones de dólares, cerca de 1,7 millones de euros al cambio actual. Es una de las obras más representativas en la trayectoria del genial artista manchego y puede verse desde este lunes en la exposición que el Museo Thyssen-Bornemisza dedica al maestro español de la figuración.

'Faena de muleta' es el cuadro de mayor tamaño y el más importante jamás subastado de la serie de Barceló sobre la tauromaquia. El lienzo, caracterizado por la fortaleza casi escultórica de su textura y su colorido, muestra un coso a vista de pájaro y tiene cierto aire picassiano. Pulverizó el récord de Miquel Barceló, establecido también en una subasta en Londres en febrero pasado por 'Tres equis', otra pintura de la misma serie del mallorquín vendida por 1,27 millones de libras (1,4 millones de euros, 2,04 millones de dólares). Los subastadores esperaban un buen precio, pero no tanto y habían situado de salida la estimación máxima en dos millones de euros.


Este precio del cuadro de Barceló en subasta demuestra que las obras contemporáneas ya no importa la belleza o el bien hacer, sino la obra provocadora, original e identificativa de un artistas: su firma.