ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

domingo, 15 de mayo de 2011

BALSALOBRE GARCÍA, Juana María, Arquitectura de salones, pabellones cinematográficos y cines

BALSALOBRE GARCÍA, Juana María, Arquitectura de salones, pabellones cinematográficos y cines, Universidad de Alicante, Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Alicante, 2006, 133 páginas con ilustraciones en blanco y negro.

No hay mejor modo de conocer las intenciones de este trabajo en cuanto al asunto tratado, el ámbito geográfico que abarca y la acotación cronológica, que a través de las primeras palabras de la autora en el capítulo introductorio: El presente libro intenta trazar unos recorridos abiertos, subjetivos, con un hilo conductor, el Cinematógrafo, relaciones y arquitectura. Los límites geográficos, lógicamente por la dimensión del tema, son muy amplios, pero en este caso el lugar central es Alicante. En cuanto a los cronológicos, se establecen desde finales del siglo XIX, con su génesis, hasta los años treinta del siglo XX. Además en este apartado narra de modo autobiográfico como desembocó en este tema de investigación y qué criterio metodológico siguió para la ejecución del mismo, junto con una pertinente referencia al estado de la cuestión, en cuanto a las publicaciones locales se refiere.

En el primer apéndice, podemos encontrar diversas reflexiones sobre el papel que desempeñó el cine en nuestra cultura visual desde su invención, las vicisitudes de su creación e instauración en España, merced a feriantes y empresarios teatrales, y su vinculación inmediata con el arte a partir de la exitosa calificación de Séptimo Arte, otorgada por Riocciotto Canudo, el primer crítico y teórico cinematográfico.

El traumático paso y no siempre bien aceptado del cine mudo al sonoro, también tiene aquí un pequeño apartado, en el que se recopilan algunas críticas como la realizada por Edgar Neville.

La llegada de este nuevo arte, causó tal impacto, que incluso fue tema de sátira y representación en las hogueras de San Juan. De aquellas referencias tenemos un buen ejemplo en 1929, de la hoguera Plaza Isabel II en la que se reprodujo una barraca de feria.

Bajo el epígrafe “Imagen publicidad cine” la investigadora se aproxima a la publicidad en el cine, es decir, a aquellos medios que se utilizaron para promocionar las películas. Los grandes carteles pintados en las fachadas de los cines o los carros y camiones con el nombre de la sala, los horarios de los pases, la película y los próximos estrenos, fueron durante décadas los medios publicitarios más comunes para la industria del cine.

Por último nos introduce en el tema principal del estudio –la arquitectura del cine- en el apéndice “Mirada a la ciudad”, que da paso al segundo capítulo del libro: “Pabellones cinematográficos y otros locales”.

En este gran apartado, en principio se aclara la diferencia entre estos dos tipos de recinto, entendiéndose por pabellones aquellos barracones de madera desmontables e itinerantes a diferencia de los locales como cafés, teatros o salones que alquilando un cinematógrafo podían exhibir películas en su interior. La base de esta segunda parte del estudio, eminentemente documental, analiza la actividad cinematografía de la que se tienen noticias por zonas, plazas y/o barrios de la ciudad de Alicante, a saber: Cap. II.2. Plaza del Teatro. Avenida de Zorrilla, actual Avenida de la Constitución. Plaza Nueva. Cap. II.3. Paseo de los Mártires actual Explanada de España. Prolongación. Canalejas. Explanada de España y calles adyacentes. Cap. II.4. Rambla de Méndez Núñez. Cap. II.5. Plaza de Alfonso XII, actual Plaza del Ayuntamiento. Paso Gomiz. Cap. II.6. Plaza Abad Penalva. Plaza del Mar. Cruz de Malta, actual calle Capitán Meca. Cap. II.7. Calle Jorge Juan.

De algunos proyectos de pabellones cinematográficos que no se llegaron a construir y que han sido encontrados en los archivos, da noticia en el epígrafe siguiente en el que estudia obras de los arquitectos Enrique Sánchez, Juan Vicente Santafé y Vicente L. Asin Parres. No obstante, de la “Arquitectura y las tipologías de los cines” que sí se llegaron a levantar en la ciudad de Alicante, da cuenta la autora en el capítulo sucesivo. El Central Cinema en la Rambla de Méndez Núñez, y la reforma del Salón Moderno y Cine Monumental, ambos trabajos fechados hacia 1924 y encomendados al arquitecto Juan Vidal, El Salón España reformado en varias ocasiones y el proyecto del Cine Ideal están tratados en capítulos singulares a través de los cuales podemos ir adivinando la evolución, en cuanto a estética arquitectónica se refiere, desde el casticismo y el historicismo, más a la moda durante los años veinte, a la incipiente vanguardia de los años treinta.

Un breve apunte concluye este exhaustivo trabajo,haciendo balance de la edificación cinematográfica desde el fin de la Guerra Civil hasta nuestros días.

La última sección dedicada a las fuentes documentales y la bibliografía consultada, evidencia la dedicación que ha supuesto para la autora la consecución de este estudio y como no, la calidad que se puede advertir en el mismo.