ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno, malo, o merece la pena leerlo.

jueves, 5 de mayo de 2011

La libertad de pensamiento

Nadie me puede quitar a mí la libertad de pensamiento, me pueden quitar la libertad de ideas, pero no la de pensamiento que es donde radica la razón individual, porque nos educan para producir y consumir, y nada más.
En esta libertad de pensamiento, veo porque es evidente y me extraña el poder que tienen los abogados de Bildu, para que en 48 horas el Alto Tribunal Constitucional dicte una sentencia. Se tinenen que leer miles de folios, esta velociad de lectura y razonamiento es increíble, cuando hemos visto que con el Estatuto de Cataluña se pasaron tres años meditándolo los recursos, o con otros asuntos como el aborto, y los matrimonio gays. Pero para qué leer y la sentencia ya la tienen de antemano, pasada por teléfono.
Por que se le presiona al Tribunal, porque ha de resolverlo en tiempo antes del inicio de la campaña electoral. ¿No está acaso detrás la mano invisible del gobierno?
Es que legalizar a Bildu es autorizarle a que sigan asesinando, es ir en contra de la vida.
Si ya el Tribunal de Estrasburgo dijo lo que eran los de Batasuna.
Las noticias del medio día en el telediario de Zapatero, oí algo preocupante, dijeron en que si se ilegaliza toda la colación Eusko Alkartasuna (EA), Alternatiba y abertzales independientes, tres partidos, actualmente legales, serían ilegalizado. Pues que no se hubieran aliado con los de Bildu, es que si tú te alían con ellos, inmediatamente te sitúas fuera, y te conviertes en cómplice. ANV es una marca durmiente de Batasuna.
Esta noche antes, de la 12 tendremos el veredicto, que este Tribunal político más que judicial los legalizará. Y Zapatero se habrá salido con la suya. Si los "boctusos" son ilegalizados recurrirán al Tribunal Europeo para pedir la suspensión de la elecciones.

Por Ramón Fernández Palmeral