ARTICULOS DE OPINION


Revista digital de arte, cultura y opinión en Alicante. En estas páginas no podemos estar ajenos a lo que pasa en España ni en el mundo. Dirigida por el escritor, poeta y pintor Ramón PALMERAL. Los lectores deciden si este blog es bueno a malo, o merece la pena leerlo.

miércoles, 7 de julio de 2010

In memorian al compositor y arreglista Rafael Ferro

IN MEMORIAM

El compositor y arreglista Rafael Ferro (Madrid, 1943), falleció este domingo en Villajoyosa (Alicante) El también intérprete, considerado uno de los grandes nombres de la canción en español, tenía registradas más de 300 canciones y fue autor de muchos de los grandes éxitos de Julio Iglesias, Mocedades, Karina, Rocío Dúrcal o Mochi.

Entre sus títulos más populares destacan 'Me olvidé de vivir', 'A flor de piel', 'Volverás', 'Manuela', 'El baúl de los recuerdos', 'Chaveli', 'Esa mujer', 'Aún me queda la esperanza' o 'Háblame',,,,,

Mucha es la prensa que se ha hecho eco de este suceso, pues Rafael, como ya podéis suponer, era un músico muy conocido. Me consta que la OSA, (Orquesta Sinfónica de Alicante) por poner un ejemplo, también le echará muy de menos.

La carrera artística de Julio Iglesias está indudablemente unida a la de Rafael Ferro. Fue responsable de los arreglos musicales de sus discos y también de los de la orquesta, de la que era director. En los últimos años desarrolló su actividad profesional en Estados Unidos, donde había fijado su residencia, hasta hace unos pocos años en que se decidió venir a vivir en una casita de Altea, muy cerquita de donde tengo mi rincón.

Hablo de Rafael Ferro, que no era miembro de Espejo de Alicante, no ya por ser un amigo que se va; ni siquiera por su calidad humana, que la tenía y mucha, si no porque este hombre dedicó su vida a darnos esos pequeños toques que, en boca de otros, nos han hecho «y nos harán» vibrar el alma; y si no me creen, deteneos un instante y escuchar algunas de sus canciones (más de 300 compuso) que hoy suenan en todas las cadenas de radio del mundo. Recuerdo una vez que íbamos caminando por un paseo de playa de una conocida ciudad catalana, plena de restaurantes con orquestas donde los comensales bailan las músicas de la vida y Rafael me iba diciendo "esa canción es mía, esa también, la compuse en tal lugar y tal y tal,,,". Pero lo que me unía a Rafael no era la música, bien sabéis todos que lo mío es otro vericueto de las artes; lo que me unía a Rafael es una profunda fraternidad más allá de lo indecible que hacía que antes de llamarle amigo, le llamara "hermano".

A mi amigo Rafael le digo que en esta vida ya culminaron sus actos, y que haciendo mío el verso puedo decirle sin recato las palabras de aquel poeta sufí cuando ebrio de afecto, escribía que el cosmos no podría cargar con el peso de su amor, a riesgo de derrumbarse.

Enviado por Antonio Pérez.


IN MEMORIAM